Bayona y Ortiz

Bayona y Ortiz dos directores de pantalla grande y de los que comento «La Sociedad de la nieve» y «Al otro lado del río y entre los árboles«.

Dos buenas películas pero solo un buen guion.

La sociedad de la nieve de Juan Antonio Bayona, del 2023, es una muy buena película. No hay tantos directores que sepan filmar un accidente de avión, y un muy buen guion. La adaptación de la novela es espléndida. Sabe trabajar el POV, el punto de vista, impecablemente, tal como aprendimos en DRAMATICA. El protagonista es un muerto, un canibalizado, y no tan solo le da a verosimilitud a la historia sino también humanidad. Nos lleva sin esfuerzo ninguno a grandes preguntas de high concept: ¿qué sentido tiene todo lo que les ocurre? ¿Qué sentido tiene la vida y qué sentido tiene la muerte?… Bayona es respetuoso con la historia, con el guion y se aparta.

Un director no tiene porque ser un buen guionista pero sí debe saber lo que es un buen guion.

Odio las comparaciones pero desafortunadamente vienen al caso. En el otro lado:

Al otro lado del río y entre los árboles la película en blanco y negro del 2022 de Paula Ortiz. Está filmada con mucho oficio y el guion es una adaptación. El tema es también el de la muerte, al que se añade el de la culpa que corroe al protagonista. Siendo las preguntas de high concept: ¿podemos escapar a nuestra culpa si somos culpables? ¿la muerte nos redimirá?

A diferencia de la sociedad de la nieve, aquí el POV no está claro, hasta el punto de que incluso cuando llegas al final todavía no sabes quién habla, quién es el protagonista. Cero arco de personaje en ninguno de los dos personajes principales y por lo tanto un concepto confuso.

Liev Schreiber, el coronel, que está en las últimas, deambula por Venecia, «acosado» por una joven Matilde de Angelis, como una alter ego de la directora, que no entiendes qué quiere y qué «le ve» a ese señor: ¿es una relación de Electra? ¿su madre le habló mucho de él y en su casa es alguien admirado?… En fin, que como no se entiende, los personajes secundarios tienen que verbalizarlo. Si tienes un personaje de quien verbalizas el por qué hace lo que hace, es que no tienes arco. No es que sea un guion fallido, es que no está acabado. Es un borrador de guion, un primer orden del contenido, sin plantearlo dramáticamente. Además, cuando escuché a la directora decir que en esta película «ella confronta a Hemingway…» Aiss… ¿En serio? ¿En qué?…

El cine nació como un espectáculo de feria y ha ido evolucionando como arte. El buen cine no está para aleccionar sino para enseñarnos a empatizar y a dejarnos con preguntas para las que igual no hay respuesta.

El documental que nació como propaganda de guerra, estaría mas cercano a las «lecciones», al mundo académico y a posibles «confrontaciones».